Se arrancó lo ojos en un delirio religioso por consumir metafentamina

Drogadicta se sacó los ojos para

Drogadicta se sacó los ojos para "acercarse" a Dios

Kaylee Muthart se atrevió a mutilarse y quitarse los ojos al estar bajo los efectos de metanfetaminas y pasar por un delirio religioso en la que escuchó voces que le decían que se arrancara los glóbulos oculares para "acercarse a Dios".

De inmediato, llegó un equipo de ayuda para socorrerla y llevarla de emergencia al hospital más cercano. "Es la misma vida, pero estoy aprendiendo todo de una nueva manera".

"La vida es más hermosa ahora, más hermosa que cuando era adicta a las drogas. Es un mundo horrible en el que vivimos". Poco después, un compañero de trabajo le ofreció probar las metanfetaminas, a lo cual accedió. Kailee dijo que se grabó a sí misma y no podía creer que estuvo despierta por tres días seguidos. "Ella creía que todas las personas que habían muerto estaban atrapadas en sus tumbas, y que Dios estaba muy solo en el cielo y que hacía falta un sacrificio importante para permitir que las personas llegaran a él", confesó Tompkins.

El pasado seis de febrero Muthart compró metanfetamina y tomó "una dosis más grande de las había tomado antes". "Me dio miedo, no entendía lo que Dios quería de mí, pero parecía ser correcto que yo lo hiciera", recordó. "Y estaba contenta de hacerlo porque siempre tuve un gran corazón y nunca nadie me devolvió todo ese amor", agregó en su relato Kaylee Muthart.

Muthart caminó hasta la iglesia de Anderson buscando a un conocido, pero no encontró a nadie y pensó entonces que se le acababa el tiempo "para salvar al mundo". Le dije al pastor que apareció: "reza por mí, quiero ver la luz, reza por mí", detalló la joven.

Saqué mis ojos con mis manos desnudas, los giré, los arranqué y los abrí.

Kaylee fue dada de alta el 1ro de marzo y por fin pudo regresar a la casa de su madre. "Todavía veo, pero no con los ojos, es difícil de explicar porque ni siquiera lo entiendo yo", afirmó la joven. Ahora la joven asegura tener nuevas metas en su vida, como volver a su proceso de a rehabilitación para superar su adicción a las drogas, además de querer compartir su historia como una reflexión sobre el peligro de las drogas.

Cuando la mujer estuvo consciente de lo que realizó, aun así encontraba tranquila por lo que hizo anunciando que "prefiero estar ciega y ser yo misma que ser adicta, y realmente lo digo con todo mi corazón".

Kaylee Muthart, de 20 años, fue encontrada en la calle mientras se sacaba los ojos de sus cuencas.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.