Sebastián Piñera juró como presidente — Chile

Mauricio Macri presente en la asunción de Sebastián Piñera

Mauricio Macri presente en la asunción de Sebastián Piñera

Es la segunda ocasión en que Bachelet le entrega el poder al ingeniero comercial, ya que ambos se han alternado en la presidencia con dos mandatos cada uno entre 2006 y 2018.

Otros presidentes de América Latina también fueron parte de esta ceremonia.

Ya al interior de la sede de gobierno, Piñera recibió los honores de la guardia de palacio de la militarizada policía de Carabineros, luego de lo cual subió a su despacho, en el segundo piso de La Moneda, seguido de su esposa y algunos ministros de Estado.

"Michelle, amiga, el pueblo está contigo", coreaban los asistentes.

Alrededor de 1.380 invitados asistieron a la séptima ceremonia de Cambio de Mando desde el retorno de la democracia en Chile, incluyendo a los jefes de Estado de Argentina, Brasil, México, Perú, Honduras, Ecuador, Bolivia y representantes de los gobiernos de Uruguay, Colombia, Irán, Costa Rica, Serbia, Irlanda, Nueva Zelanda, Ucrania, Reino Unido, España, Polonia, Ghana y Japón.

Posterior a su ingreso se sacó la banda presidencial y una insignia de mando y se los pasó al recién electo presidente del senado, el socialista Carlos Montes, quien procedió a investir a Piñera.

Piñera, vencedor en la segunda vuelta en diciembre ante el oficialista Alejandro Guillier, se jactó esta semana de volver al poder con "más experiencia, madurez, más sentido de la importancia de unir a los chilenos y "más humildad para escuchar".

El primer acto de gobierno de Piñera será altamente simbólico. Antes los mensajes eran: 'llegamos los mejores y sabemos qué hacer' y ahora está diciendo que se necesita negociación. Ante esto, Bachelet respondió lo siguiente: "No es la original, pero es la de hace muchos años".

Los mercados respondieron con optimismo a las propuestas de Piñera de poner incentivos a la inversión, apostar con fuerza a la creación de empleos y reducir gradualmente la tasa impositiva a las empresas.

El Desarrollo Social será uno de sus principales ministerios, al frente del cual ha nombrado a Alfredo Moreno, un hombre de confianza que fue canciller en su primer gobierno y presidente de la patronal empresarial.

También deberá abordar reformas educacionales pendientes con las que Bachelet logró favorecer al 60% de los estudiantes universitarios más pobres y que aspiraba a alcanzar la gratuidad universal, rechazada por Piñera, quien sin embargo no cuenta con la mayoría necesaria para deshacer las modificaciones emblemáticas de la saliente mandataria.

"El presidente ha mostrado más moderación en sus declaraciones, lo que hace pensar que el suyo no será un gobierno de gran ruptura sino que dé matices", dice el politólogo Marcelo Mella.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.