Lula se entrega a la Policía Federal

Lula da Silva sigue dominando el escenario electoral en Brasil pese a estar en prisión

Lula da Silva sigue dominando el escenario electoral en Brasil pese a estar en prisión

Ayer a las 17 venció el plazo que Moro le impuso a Lula para que se presentara en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba para empezar a cumplir la pena de doce años y un mes de prisión que se le dictó en la causa por el Lava Jato. Pero Lula resistió y permaneció en su búnker sindical, rodeado por miles de personas que le expresan apoyo día y noche. "La lucha continúa", escribió en su cuenta de esa red social.

El Partido de los Trabajadores (PT), que Lula cofundó en 1980, junto a otros partidos de izquierda, así como el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y otras agrupaciones sociales y sindicales organizaron el viernes manifestaciones en unas 50 ciudades y cortaron carreteras en varios estados.

La policía federal en el estado de Paraná dijo que Lula da Silva no es considerado un fugitivo debido a que técnicamente no está en fuga, reportó la agencia de noticias Agencia Brasil.

Emocionado, Lula saludó a sus seguidores desde el escneario, donde estaba acompañado por la presidenta destituida Dilma Rousseff y la actual presidenta de la formación de Lula, el Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann.

Según medios brasileños, Lula podría entregarse después de esa ceremonia, aunque también podría tratar de resistir en el lugar durante todo el fin de semana.

"En este país hay millones de Lula, mi corazón laterá con el corazón de ustedes (.) no tengo cómo pagar la gratitud, el cariño y el respeto que tienen conmigo (.) si fue un crimen ayudar al pueblo, voy a seguir siendo un criminal", concluyó. Durante la tarde, la palabra más esperada era la del ex mandatario pero su intervención tampoco se concretó.

Allí se acuarteló el jueves para dilatar su ingreso en prisión, después de que el juez Sergio Moro dictara un auto de prisión inmediata y le conminara a entregarse antes de las 22.00 GMT del viernes por delitos de corrupción.

"Y voy a atenderlo porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia", dijo Lula, que desde el jueves, cuando fue ordenada su prisión, se acuarteló en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde inició su carrera sindical y política. El segundo piso del gremio armó un gabinete de crisis.

Entre sus dichos, aseguro que le "sugirieron que cruce la frontera y pida asilo político en Uruguay" y que a su entender, "el golpe empieza con Dilma y termina con la decisión de que Lula no sea candidato a la presidencia".

A las puertas de la institución, situada en el barrio Santa Cándida, en la zona norte de Curitiba, se congregaron periodistas, agentes de seguridad y manifestantes a favor de la detención de Lula.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.