Policía mata a su superior

La policía de Osaka arrestó en diciembre a una pareja por haber encerrado a su hija hasta que muri

La policía de Osaka arrestó en diciembre a una pareja por haber encerrado a su hija hasta que muri

La Policía japonesa está investigando a un hombre que supuestamente ha mantenido a su hijo, que padece una enfermedad mental, enjaulado durante más de 20 años, según informa la agencia Kyodo. En el cobertizo de su vivienda, los servicios sociales encontraron al hijo de la pareja encerrado en una jaula de madera de aproximadamente un metro de alto, 90 centímetros de largo y 1,8 metros de ancho.

Además, según el periódico The Asahi Shimbun, la víctima está ciega de un ojo y ha perdido prácticamente toda la visión en el otro. El propio acusado los había llamado porque buscaba asesoramiento para el cuidado de su esposa en una residencia de la localidad.

El suelo de la jaula estaba cubierto con una película de plástico en la que el hijo permanecía sentado sobre un tapete sanitario para perros y desnudo de la cintura para abajo. Yamasaki daba de comer al hijo cada día y le aseaba de forma regular, según los investigadores. La víctima fue internada en una clínica desde enero, los doctores que lo atendieron no detectaron que sufriera graves problemas de salud, aunque el largo confinamiento derivó en problemas de espalda que le dificultaban ponerse en pie, detalló la prensa local.

Al parecer el hombre reveló que mantenía encerrado a su hijo y que le permitía bañarse cada varios días a un funcionario del ayuntamiento de Sanda que visitó su casa el pasado enero. "Si existe peligro de muerte y de integridad física, la retirada de la custodia forzada está justificada".

La decisión ha sido duramente criticada por varias ONG porque las autoridades locales no actuaron de forma inmediata.

El detenido argumentó que el encierro era para proteger a sus vecinos, ya que su hijo era muy violento. El detenido argumentó que lo hizo porque el joven tenía brotes violentos.

El pasado diciembre, la Policía ya detuvo a una pareja de Osaka (oeste de Japón) tras descubrirse el cuerpo de su hija fallecida, de 33 años, a la que al parecer habían mantenido encerrada en un cuarto diminuto durante 15 años. Los investigadores creen que la joven murió de frío.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.