CIA no debió de haber realizado duro programa de interrogatorios — Haspel

Candidata de Trump a dirigir la CIA reconoce que programa de tortura, del que hizo parte, fue un grave error

Candidata de Trump a dirigir la CIA reconoce que programa de tortura, del que hizo parte, fue un grave error

La Comisión de Inteligencia del Senado de Estados Unidos ha aprobado este miércoles la designación de Gina Haspel como futura jefa de la CIA, por lo que ya solo resta que el pleno de la Cámara Alta dé el visto bueno a la candidata propuesta por el presidente norteamericano, Donald Trump.

"Con el beneficio de la retrospectiva y de mi experiencia como líder de una agencia, el programa de interrogatorio mejorado no es uno que la CIA debería haber emprendido", manifestó. Sin embargo, en días anteriores, los ocho republicanos y dos de los siete demócratas que conforman el panel de inteligencia, ya habían expresado su apoyo a la directora interina.

'Después de haber servido durante esos tiempos tumultuosos, ofrezco mi compromiso personal, claro y sin reservas, de que bajo mi liderazgo la CIA no retomará esos programas de detención e interrogatorio', dijo Haspel ante el Senado.

Además, aseguró que Haspel ha trabajado de manera "ética, moral y legal" a lo largo de su carrera de más de 30 años en la agencia, ante la multitud de críticas recibidas por su presunta participación en las torturas cometidas tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001.

La resistencia a su confirmación pareció aminorar tras la carta que dirigió al senador Mark Warner, el demócrata de más rango en el comité, en la que denunció al programa de tortura contra sospechosos de terrorismo implementada por la CIA y que fue eliminado durante la administración anterior.

Lo que más preocupa a los senadores es el papel que Haspel tuvo en 2002 cuando se encargó de supervisar una cárcel secreta que la CIA tenía en Tailandia y donde fueron interrogados dos sujetos acusados de pertenecer a Al Qaeda: Abu Zubaida y Abd al Rahim al Nashiri.

Haspel no ha revelado ningún detalle de lo que hizo en relación con el programa de interrogatorio.

La atención ahora se dirige a la votación del pleno del Senado, que aún no se ha programado.

Con el voto de Warner, ya son tres los demócratas que han dicho que apoyarán a Haspel, junto al senador por Virginia Occidental, Joe Manchin, y el senador por Indiana, Joe Donnelly, que representan a estados en los que Trump arrasó durante las elecciones presidenciales de 2016.

Haspel se encuentra en una posición complicada, pues los republicanos del Senado tienen una estrecha mayoría de 51 escaños frente a 49 demócratas, y algunos de los primeros, como Rand Paul y John McCain, ya anunciaron que votaran contra su confirmación.

Por su parte, Christopher Anders, subdirector de la influyente Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, en inglés), apuntó que la luz verde del comité del Senado a Haspel 'avergüenza a nuestra democracia'.

Daphne Eviatar, de Amnistía Internacional, dijo que la nominación de Haspel era una "afrenta a los derechos humanos".

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.