Logran trasplantar con éxito los recuerdos de un caracol — Triunfo científico

La especie Aplysia californica fue usada en los experimentos

La especie Aplysia californica fue usada en los experimentos

Poder trasplantar la memoria de un ser vivo a otro ha formado parte del relato de la ciencia ficción, pero la ciencia va dando pasos para convertirlo en realidad.

El estudio completo fue publicado en la revista eNeuro. Cuando Glanzman repitió el experimento con ARN de caracoles de mar que habían sido conectados a cables pero no afectados, el comportamiento reflejo no se transfirió.

El ARN es una gran molécula que participa en varias funciones esenciales en los organismos biológicos, incluida la unión de proteínas y la forma en la que se manifiestan los genes.

Los investigadores aplicaron leves descargas eléctricas a las colas de una especie de caracol marino llamado Aplysia.

Al tocar los caracoles más tarde, los científicos encontraron que los que habían recibido los choques realizaban una contracción defensiva que duraba un promedio de 50 segundos. En los que no, duraba apenas uno.

Los resultados fueron increíbles: los caracoles que fueron inyectados con el ARN del grupo que recibió las descargas, también manifestaron un mecanismo de defensa ante las descargas eléctricas por alrededor de 40 segundos.

Tradicionalmente, se pensaba que los recuerdos a largo plazo se almacenaban en las sinapsis del cerebro, las uniones entre las células nerviosas.

A continuación, los científicos extrajeron el ARN de los sistemas nerviosos de los caracoles marinos, tanto de aquellos que recibieron descargas como de los que no, y los inyectaron a un nuevo grupo de moluscos.

Vieron un efecto similar cuando hicieron lo mismo con las células nerviosas sensoriales estudiadas en placas de Petri.

Pero el profesor de biología interactiva de UCLA tiene una opinión diferente. Cree que los recuerdos se almacenan en el núcleo de las neuronas.

"Si los recuerdos se almacenasen en las sinapsis, nuestro experimento no hubiese funcionado de ninguna forma", asegura.

El resultado logrado respaldará otros efectuados hace décadas que sugerían que el ARN estaba involucrado en la memoria. Además, las células y los procesos moleculares de los caracoles marinos son similares a los humanos y el resultado supone un paso importante de cara a aliviar los efectos de enfermedades como el Alzheimer o el trastorno de estrés postraumático.

Glanzman ha confiado en que el hallazgo sea útil para explorar más aspectos de la memoria que hasta ahora eran desconocidos, aunque ha admitido desconocer si el proceso empleado con los caracoles serviría para trasferir recuerdos formados a través de experiencias de la vida.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.