Paramilitares irrumpen en basílica y agreden a obispos — Nicaragua

Daniel Ortega descartó adelantar las elecciones en Nicaragua

Daniel Ortega descartó adelantar las elecciones en Nicaragua

"Las reglas las pone la Constitución a través del pueblo".

El sábado Ortega había dicho en un discurso público que no cederá a la presiones para llamar a elecciones anticipadas para el año que viene y no en 2021 como está previsto.

Centenares de seguidores del presidente Daniel Ortega y paramilitares asediaron y agredieron este lunes a jerarcas católicos en la ciudad de Diriamba, al suroeste de Nicaragua, en un recrudecimiento de la violencia que deja unos 250 muertos en casi tres meses de protestas contra el gobierno. Decenas entraron con los religiosos insultándolos.

"No tenemos ningún arma, el arma aquí es la oración, ellos estaban atacando desde afuera", declaró a la agencia AFP un miembro de cuerpo médico que estaba dentro de la basílica.

Sin embargo, las fuerzas de choque del gobierno irrumpieron adentro de la catedral y golpearon e hirieron de levedad al obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez -el obispo más crítico del gobierno- y al monseñor Miguel Mántica.

"Hemos sentido esa acción, dura, fuerte y brutal contra nuestros sacerdotes".

Los obispos realizaron la visita luego de que al menos 14 personas murieron el domingo en un violento ataque de antimotines y paramilitares en las ciudades de Diriamba y Jinotepe, en el suroccidental departamento de Carazo.

Al amanecer del domingo la policía y fuerzas de civiles leales a Ortega se dispusieron a aplicar lo que los detractores han bautizado "Operación limpieza" y a quitar los tranques y barricadas que la población tenía en Jinotepe, Diriamba y varios municipios de Matagalpa.

"Gracias a Dios hemos podido llegar a Diriamba y sacar a las personas que estaban en la basílica como rehenes".

El comisionado mayor Javier Antonio Martínez, segundo jefe de la policía de Carazo, camina a su alrededor, les saluda y recibe mensajes en forma de instrucciones, mientras asegura que "la gente enmascarada" son apenas "personas afines que defienden este proceso y lo hacen por su cuenta y propia iniciativa".

"Han agredido a los obispos, a periodistas, el gobierno va dejando sin posibilidad la salida de la crisis por medio del diálogo", dijo el presidente del Consejo Superior de la Iglesia Privada, José Adán Aguerri. Medios oficialistas dijeron que los pobladores recuperaron medicinas robadas que eran de los manifestantes.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), han responsabilizado al régimen de Ortega por graves violaciones de los derechos humanos.

Francisco Palmieri, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, pidió al gobierno cesar la "campaña de violencia e intimidación".

Nicaragua vive desde el 18 de abril pasado un clima de violencia promovida por grupos extremistas de la derecha, generada a partir de una serie de protestas contra una reforma a la seguridad social, que luego fue revocada en pos del diálogo.

La Alianza calificó la agresión contra los obispos como "deplorable" y pidió escuchar el "el clamor popular que pide adelanto de elecciones".

Pero el sábado, en el acto en Managua, Ortega, exguerrillero de 72 años y quien gobierna desde 2007 por tercer periodo consecutivo, descartó un adelanto de los comicios.

Pero tras la declaración de Ortega y los hechos de sangre del domingo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) advirtió que valora "seriamente la continuación en el diálogo", que ha sido suspendido en tres ocasiones desde que inició a mediados de mayo.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.