"El pequeño Messi" pasó del sueño a la pesadilla

La historia de Murtaza ha tenido un final feliz

La historia de Murtaza ha tenido un final feliz

En enero de 2016, la foto de Murtaza apareció en Facebook primero.

Con tal de salvar su vida, su familia salió sin nada del distrito de Jaghori, ante la ofensiva de los talibanes en la provincia de Ghazni. Fue en 2016 cuando las imágenes del pibito, corriendo detrás de una pelota con su precaria indumentaria, dieron la vuelta al mundo. Sin embargo, esta tranquilidad se vio interrumpida a principios de noviembre, cuando juastamente la familia del niño afgano fue obligada junto a 2/3 de la población a abandonar la ciudad, dejando atrás no sólo una vida. también los regalos que Messi le dio al pequeño fanático.

Murtaza, sus padres y sus cuatro hermanos viven en una más que modesta habitación en un edificio compartido con un vecino en una de las colinas en el oeste de la capital, tras haber recalado por un tiempo en la provincia vecina de Bamyan. Y en el escape, Murtaza tuvo que dejar las camisetas y el balón en su antiguo hogar. "Creían que Messi nos había dado mucho dinero y amenazaban con secuestrarlo", agregó. Fue a raíz de eso que la familia tomó el camino del exilio a Pakistán en mayo de 2016, con la esperanza puesta en alcanzar los Estados Unidos. Es el caso de la familia del joven seguidor de Messi, que dependía de los ingresos obtenidos en sus explotaciones agrícolas y que en Kabul sale adelante con la ayuda de familiares y ONG.Dos años después de encontrarse cara a cara con Messi, Murtaza no ha olvidado una promesa que le hizo el argentino en su viaje a Catar. "Messi me dijo 'cuando seas un poco mayor, arreglaré las cosas para ti'", dijo el niño, antes de lamentar que no ha tenido contacto con el futbolista desde entonces.

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo.

Unas semanas después el niño fue localizado, la Unicef envió un mensaje, la marca Adidas se encargó de entregarle una playera del jugador argentinoautografiada y además recibió un balón de fútbol.

"Un hombre solía acercarse a mí y preguntar si era yo Murtaza - Messi". Messi pidió conocerlo y le regaló una verdadera.

Los datos son abrumadores. sólo este año algo más de 300.000 personas se han desplazado a lo largo de todo afganistán y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del gobierno y de organizaciones no gubernamentales.

Así lo relataron el propio Murtaza y su familia a dpa en un encuentro en Kabul.

Y es que Murtanza habló con Lio para explicarle que en Afganistán sólo se escuchan los disparos y las bombas, por ello pidió al argentino que lo llevara con él: "Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí solo hay 'daz-dooz'".

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.