Nace primer bebé tras trasplante de útero de donante muerta

Nace primer bebé de un útero trasplantado | La Crónica de Hoy

Nace primer bebé de un útero trasplantado | La Crónica de Hoy

En Brasil ha nacido el primer bebé concebido gracias a un útero trasplantado de una donante fallecida. Hasta el ahora se habían intentado 10 trasplantes con donantes fallecidas, todos sin éxito.

También es una primicia para un nacimiento mediante un trasplante de útero en América Latina.

La operación se llevó a cabo en septiembre de 2016 en el Hospital Universitario de San Pablo.

Los médicos brasileños explicaron que trataron a una mujer con el llamado Síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKHS, según las siglas en inglés), una rara malformación congénita del útero.

La operación duró más de 10 horas y fue seguida de un tratamiento inmunosupresor.

La madre de la pequeña, que tiene 32 años, nació sin matriz y recibió el útero de una mujer de unos 40 años que había sido madre tres veces y que murió a causa de un derrame cerebral.

Tras siete meses en que la paciente no rechazó el nuevo órgano y menstruó, se le introdujeron los óvulos fecundados que dieron lugar a un embarazo común.

La niña en el caso brasileño nació por cesárea a las 35 semanas y tres días y pesó 2,55 kilogramos (casi seis libras), según el informe del estudio de caso enviado a The Lancet.

El equipo médico del Hospital Universitario de Sao Paulo, junto a la primera beba que nació de un trasplante de útero de una donante fallecida.

Hasta ahora, "el único embarazo acontecido después de un trasplante de útero retirado post mortem fue en 2011 en Turquía" y resultó en un aborto espontáneo, según el doctor Srdjan Saso, del departamento obstétrico del Imperial College de Londres.

Es "un hito en el campo del trasplante uterino; representa la prueba de concepto de que los úteros obtenidos de donantes fallecidas son funcionales", afirma Antonio Pellicer, del Grupo IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad), en un artículo de opinión también publicado en The Lancet. "La cantidad de personas dispuestas y comprometidas a donar órganos luego de su muerte es mucho mayor que la de los donantes vivos, lo que ofrece una población potencial de donantes mucho más amplia", dijo Ejzenberg en un comunicado sobre los resultados.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.