Detectadas señales de radio desconocidas de una galaxia muy lejana

Media playback is unsupported on your device                  Sonido de la sonda Juno cruzando el arco de Júpiter

Media playback is unsupported on your device Sonido de la sonda Juno cruzando el arco de Júpiter

Se trata de ráfagas de estallidos de ondas de radio (FRB, por sus siglas en inglés), muy cortas, apenas duran milisegundos, que vienen de lejos de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Los científicos creen que las FRB proceden de poderosos fenómenos astrofísicos a miles de millones de años luz de distancia, pero el origen real sigue siendo un misterio. Lo más interesante es que el equipo descubrió que una de las señales se repite, característica que solo se había registrado antes en otra señal similar. "¡Mira! Vemos FRB", dijo Deborah Good, una astrónoma de la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá, en una reunión de la American Astronomical Society en Seattle, el pasado 7 de enero.

Los nuevos estallidos rápidos de radio repetidos han sido detectadas por un grupo de científicos canadienses usando el radiotelescopio CHIME (Experimento Canadiense de Cartografía de Intensidad del Hidrógeno), ubicado en el Valle de Okanagan en la Columbia Británica, durante un periodo de observación de tres semanas durante el verano de 2018. Los expertos se sorprendieron ante tal situación, ya que no era la primera vez que se percataban de esa misma señal.

Con respecto a la segunda señal repetitiva que detectaron, los investigadores sostuvieron que tiene propiedades muy similares a la primera.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Una estrella de neutrones giratoria altamente magnetizada podría ser una fuente de las señales, según una de las teorías. La mayoritaria es que se trata de una estrella de neutrones con un campo magnético muy fuerte que gira muy rápidamente, o que se trata de dos estrellas de neutrones que se fusionan.

Ingrid Stairs, una de las miembros del equipo científico y astrofísica de la UBC, aseguró que "saber que hay otra sugiere que podrían haber más allí afuera". Good explicó que CHIME también detectó el FRB de frecuencia más baja conocido hasta ahora, el que apareció en longitudes de onda de 400 megahercios, rompiendo el registro de 700 megahercios. A su vez, destacó que con estos nuevos indicios podrán entender mejor "estos enigmas cósmicos" y poder descifrar de dónde son y qué los causa. El estudio de FRB de baja frecuencia y la forma en que su radiación se dispersa en el camino a la Tierra, puede revelar más sobre el entorno en el que nacieron las explosiones.

Recommended News

We are pleased to provide this opportunity to share information, experiences and observations about what's in the news.
Some of the comments may be reprinted elsewhere in the site or in the newspaper.
Thank you for taking the time to offer your thoughts.